9 consejos para combatir el calor en recién nacidos

Piknikas

Con la subida de temperaturas todos lo pasamos mal, pero los niños son los que peor parte se llevan. Con un recién nacido hay que extremar las precauciones en épocas calurosas.

Los recién nacidos y los bebés muy pequeños no tienen totalmente desarrollado el sistema de termoregulación, que a los adultos protege de los cambios de temperatura. El ser humano es un mamífero homeotermo, de sangre caliente, lo que quiere decir que el sistema de control de la temperatura corporal es complejo y necesita maduración. Las personas tiritamos cuando tenemos frío y sudamos cuando tenemos calor, pero los bebés aún no están preparados para regularse solos y nos necesitan para protegerse.

Algunos consejos básicos para combatir el calor con  un recién nacido son los siguientes.

1. Hidratar. Los bebés de pecho demandarán más (y si están tomando el pecho no necesitan agua extra). Los bebés que toman biberón también pueden demandarte más, pero es posible que si sigues un horario de alimentación no te des cuenta de que además de llorar por hambre, puede llorar por sed. Si llora, ofréfecele bibe, probablemente así se solucionará el problema.

2. Para comprobar que un bebé está bien hidratado no hay nada como mirar los pañales. Si hace pis es que está bebiendo suficiente. Si la fontanela está hundida o tiene los ojos y las mucosas (la boca y la nariz) muy seca, es que pasa algo. Si es muy evidente, acude a urgencias.

3. No abrigar en exceso. Si tu tienes calor, tu hijo tiene calor. No hay cosa que más calor dé mirar que un bebé tapado hasta las orejas en el mes de agosto.

4. Usa ropa de fibras naturales como el algodón y colores claros.

5. No lo expongas al sol. La luz solar es buena pero para un bebé tiene que ser indirecta. Los bebés siempre a la sombra.

6. Si el bebé está aletargado o parece cansado puede ser que tenga mucho calor, refréscale un poco y si no, acude al pediatra.

7. Aunque parezca mentira los bebés de pecho son capaces de regular la temperatura materna para regular la suya propia. Un bebé muy acalorado puesto en el pecho de su madre hace que la temperatura corporal de ésta baje hasta dos grados para compensar. Puedes tenerlo piel con piel también en verano.

8. Intenta evitar los cambios bruscos de temperatura. Aleja a tu bebé de hornos, lavadoras o secadoras y otros electrodomésticos que desprenden calor.

9. Usa ventiladores y baja las persianas.

En definitiva, lo mismo que harías contigo, pero con un poquito más de cuidado.

Feliz verano.

Foto | c r z

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*