Cólicos del lactante y homeopatía

Cólicos del lactante y homeopatía

Mi bebé llora mucho, ¿puede tratarse de un cólico?

Existen muchos motivos por los que un bebé puede llorar. Hasta que comienzan a hablar ellos se expresan a través del llanto. Puede que tengan hambre, cansancio, estén irritados, necesiten contacto físico, tengan dolor, fiebre, etc. Otra de las opciones es que tu bebé sufra cólicos, una situación que no sólo provoca molestias al pequeño, sino mucha ansiedad y agotamiento a los padres.

¿Cómo reconocer un cólico?

Los cólicos del lactante son episodios de llanto agudo, intenso y desconsolado que aparecen en bebés generalmente en el primer trimestre de vida. Suelen aparecer tras las tomas pero también a cualquier hora del día, aunque normalmente son más frecuentes durante la tarde o la noche. El bebé tiende a colocarse con las piernas flexionadas sobre el abdomen, apretar con fuerza los puños, emitir gases intestinales y mostrarse muy irritado.

Estos episodios pueden durar entre una y dos horas y suelen disminuir si cogemos en brazos al bebé.

¿Por qué se producen?

Realmente la causa es desconocida, aunque hay muchos factores que pueden estar implicados en su aparición. En la mayoría de ocasiones estos se deben a la acumulación de gas intestinal en el bebé, bien porque hay un aumento en la producción de gases, debida a la inmadurez del intestino de los más pequeños, o bien por la dificultad a la hora de eliminarlos.

Otra posible causa es la intolerancia a las proteínas de la leche o porque la madre consume gran cantidad de productos lácteos. Estos alimentos son peor tolerados por el aparato digestivo del bebé, produciéndoles digestiones más costosas y molestas

¿Puedo utilizar algún tratamiento?

Existe como alternativa, la homeopatía eficaz para el tratamiento del cólico del lactante y es muy recomendada dado que no se han descritos efectos adversos relevantes asociados a su toma.

El pediatra os realizará una historia clínica completa para valorar algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de recomendar el tratamiento homeopático: las horas en las que los episodios son más frecuentes, si el bebé tiene el vientre inflamado o duro, el aspecto de las heces, si permanece quieto o se mueve con fuerza durante el episodio, si expulsa gases, si duerme bien…

Con todo esto, y siempre descartando previamente que no se trate de un cuadro de estreñimiento, apendicitis o infección, tu bebé podrá empezar a notar la mejoría.

¿Cómo le puedo dar el tratamiento homeopático a mi bebé?

Normalmente la presentación de estos medicamentos es en forma de gránulos. Puedes dárselos directamente en la boca o diluirlos con un poco de agua mineral (2-3 ml). Lo ideal es que se lo administres unos 15-20 minutos antes de cada toma, pero la pauta concreta te la da dará tu médico o farmacéutico.

Y ante todo, mantén la calma…

Otra de las cosas más importante a tener en cuenta, y realmente difícil, es que mantengas la calma para poder transmitirle tranquilidad a tu hijo, dado que ellos suelen manifestar un alto grado de irritabilidad en estas situaciones.

A veces cuesta porque los episodios de llanto pueden ser largos y pueden alterar el ritmo de descanso, así que ármate de calma y paciencia y pon todo lo que puedas de tu parte sin sentirte culpable.

Para eso puede ayudarte mantener un ambiente tranquilo en casa, con poco ruido, iluminación suave y música relajante. Sal a pasear con él, acúnale y dale masajes en la tripita con algún aceite natural e intenta llevarlo lo mejor posible.

1 Comentario

  1. clubmamas 3 agosto 2014

    Con la homeopatía la verdad que nunca probé para los cólicos de mi bebé. Solía hacerle masajes abdominales y he intentado con colikids y otras cosas que venden en la farmacia, pero al final se solucionó cuando pasó los 5 meses de vida, casi de un día para otro…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*