Alivia el estreñimiento ocasional de tu bebé

Alivia el estreñimiento ocasional de tu bebé

El estreñimiento es un trastorno que se caracteriza por la dificultad o imposibilidad de evacuar correctamente, bien por los cambios en la frecuencia o en las características de la deposición.

¿Cómo sé que mi bebé está estreñido?

La pauta de evacuación de los niños es muy variable. El patrón de eliminación es algo muy individual que dependerá de muchas cosas y que va variando con el tiempo. Lo más importante es que observes cuál es la de tu hijo y estés pendiente de cambios importantes que te hagan sospechar que sufre estreñimiento, es decir, te familiarices con sus hábitos como si fueran tuyos.

Si observas que sus deposiciones son menos frecuentes en los últimos días o que las deposiciones son más secas y duras respecto a lo normal es muy posible que tu bebé sufra de estreñimiento ocasional.

Normalmente un bebé que sufre estreñimiento tiene cambios en su comportamiento fáciles de identificar. Puedes notarle más nervioso e intranquilo, con la cara roja del esfuerzo que hace para poder defecar y llorando más de lo normal.

¿Qué puede causarle estreñimiento?

Las causas de estreñimiento en un niño son muy variables y casi todas ellas tienen relación con la alimentación.

1) Tipo de leche: los bebés que toman leche materna son menos propensos al estreñimiento que los que toman leche de fórmula. Así como la leche materna tiene la composición ideal y el equilibrio perfecto de grasa y proteínas, la leche de fórmula, pese a que existen de excelente calidad, suelen producir más estreñimiento. Los componentes proteínicos que se encuentran en ella son más difíciles de digerir.

2) Alimentos sólidos: Conforme vayas introduciendo alimentos sólidos en la alimentación de tu hijo irás dándote cuenta de que la frecuencia de las deposiciones es menor. Esto se debe a que al introducir el arroz, habitualmente el primer cereal que se añade a su dieta, es algo astringente.

3) Deshidratación: al igual que pasa en los adultos si la cantidad de líquidos en la dieta es reducida las heces se hacen más secas y más difíciles de evacuar. Ante un estado de deshidratación el organismo se protege absorbiendo más agua de los alimentos y fluidos que toma, disminuyendo así la cantidad de agua en el bolo intestinal.

4) Ciertas enfermedades: no es lo habitual con diferencia pero sería adecuada una valoración por parte de tu pediatra si el estreñimiento no cede.

¿Cómo aliviar el estreñimiento? 

Lo primero de todo procura mantener la calma e intenta llevar a cabo estos consejos:

  • · Procura que se mueva más. Si tu bebé ya gatea intenta animarle a que se mueva más a lo largo del día para favorecer los movimientos intestinales. Si todavía no gatea puedes hacer con él gimnasia pasiva. Muévele sus piernas de arriba a abajo cuando esté acostado sobre su espalda o realízale movimientos que simulen el pedaleo en la bicicleta.
  • · Dale un baño de agua templada. Conseguirás que se relaje, se alivien las molestias de los cólicos y ayudará al tránsito intestinal.
  • · Masajes: masajea su tripita suavemente acompañada de un aceite natural. Aparte de relajarle, más aún si está inquieto e irritado por las molestias, ayudarás de manera natural a que pueda evacuar con más facilidad. Presiona con suavidad y haz movimientos circulares con las yemas de los dedos por la zona que está debajo de su ombligo. También puedes flexionarle sus piernas sobre el abdomen y hazle movimientos circulares con sus piernas. Así estimularás sus intestinos y ayudarás el descenso de las heces.
  • · Aumenta su ingesta de agua. Si toma lactancia materna anímale a que tome más en cada toma y si toma leche de fórmula puedes consultar con tu pediatra la posibilidad de añadir agua extra a la hora de prepararle el biberón.
  • · Existe una gran gama de leches de fórmula para los más pequeños. Puedes proponerle al pediatra que cambies la fórmula para dar con aquella que le resulte más fácil de digerir a tu bebé.
  • · En cuanto al uso de laxantes o de supositorios es preferible que consultes con un médico antes de hacerlo por tu cuenta. A veces son muy eficaces para el estreñimiento ocasional pero no es bueno abusar de ellos porque producen dependencia y a largo plazo dificulta aún más la evacuación.
  • · Puedes optar por el uso de la homeopatía, que también se emplea para el abordaje del estreñimiento ocasional. No se han descrito efectos secundarios relevantes asociados a la toma de medicamentos homeopáticos y, entre otros aspectos, no afectan al funcionamiento intestinal, además de ser muy recomendados en pediatría al ser aptos para toda la familia.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*