7 beneficios del contacto piel con piel

7 beneficios del contacto piel con piel

El contacto piel con piel consiste en colocar al recién nacido nada más nacer directamente sobre el pecho de la madre, sin interrupciones, durante 1-2 horas o hasta que se complete la primera toma o finalice el periodo de alerta tranquila.

Según la Organización Mundial de la Salud llevar a cabo el contacto piel con piel facilita el vínculo entre madre e hijo, mejora la interacción entre ambos y ayuda en la instauración de la lactancia materna.

En muchas maternidades este contacto no se interrumpe a excepción de que sea necesario alguna técnica de reanimación al neonato. Pesar al bebé, vestirle y la realización de los cuidados tras el nacimiento suelen posponerse pasadas unas horas para que este primer contacto sea ininterrumpido.

¿Cuáles son sus beneficios?

  1. 1. Favorece el establecimiento del vínculo madre-hijo: tras pasar nueve meses en el vientre materno el contacto piel con piel ayuda a iniciar el vínculo fuera del útero.
  2. 2. Facilita la lactancia materna: es bueno la succión espontánea y facilita que el inicio de la lactancia sea lo más precoz posible. Ayuda también la frecuencia y duración de la lactancia materna.
  3. 3. Ayuda a la regulación térmica del bebé: estar en contacto sin interrupciones con la piel de la madre contribuye a mantener la temperatura corporal, manteniéndose cálida todo el tiempo.
  4. 4. Disminuye el tiempo de llanto del bebé: al disminuir el estrés del bebé, éste se encuentra más tranquilo y llora menos. En muchas ocasiones, el llanto del recién nacido sirve para reclamar atención y contacto.
  5. 5. Mejora la frecuencia cardiaca y respiratoria del bebé
  6. 6. Calma la ansiedad materna
  7. 7. Debido a que el estrés del bebé  es menor disminuye la hipoglucemia del recién nacido y mejora la adaptación del metabolismo del mismo.

Precauciones a tener en cuenta… 

Es necesario tener ciertas precauciones a la hora de establecer el contacto piel con piel para hacerlo de forma segura.

Es necesario evitar que la nariz y la boca del bebé se obstruyan y así prevenir ahogamientos, por lo que hay que estar pendiente de la posición del bebé sobre la madre. Para eso es bueno que la madre esté acompañada de alguien que supervise la posición, sobre todo en los primeros momentos tras el parto y así  garantizar la seguridad del bebé.

Si la madre está muy cansada o adormilada es aconsejable que el piel con piel lo pueda hacer el padre o que un adulto vigile en todo momento al recién nacido.

También es aconsejable evitar distracciones como coger llamadas telefónicas, envío de mensajes…para estar tranquila y pendiente del bebé.

Los profesionales también valorarán de forma intermitente que la técnica de piel con piel se haga correctamente.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*