¿Qué comen los bebés?

O de como tu bebé te enseña lo que hay que comer.

comnida

Los adultos somos muy raros. Cuando el bebé va a cumplir seis meses nos ponemos como locos a buscar información sobre como introducir los sólidos en la dieta de nuestro bebé. Y a continuación nos dedicamos a fabricar todo tipo de purés compulsivamente. Los purés ¿son sólidos?

Cuando se inicia la alimentación complementaria muchas madres tenemos la tentación (o la excusa) de comprarnos la termomix…es que para hacer los purés…es que los potitos…es que, es que, es que. En mi caso fue la excusa ideal para mi suegra…es que para que hagas la comida de la niña…

Bien, hay una corriente en pediatría que informa de que los purés:

1. no son necesarios
2. pueden ser contraproducentes

La primera lección se aprende cuando contemplas algún vídeo de un tierno bebé royendo una manzana hasta dejarla literalmente en el hueso. Todo ello sin dientes. Real como la vida misma, vale, los purés no son necesarios. Mucho menos las papillas. Si quieres que tu hijo coma arroz, dale arroz. Cuando llevé a mi hija a la revisión de los nueve meses la pediatra muy solícita me preguntó: ¿de qué marca toma el gluten? Vaya, pues de ninguna marca, o no sé, marca gallo, yo lo que le doy es sopa de estrellas. Y pan, les encanta roer pan.

La segunda es un poco más complicada y puede que hasta subjetiva. Algunos bebés, por ejemplo las mías, pasan de los purés como si aquello fuera veneno. Simplemente no les gustan, no hay manera. Ni avión, ni esta por mamá, ni nada de nada. Además de que ya explicamos que tratar de convencer a un bebé para que coma no es una buena idea, por muy sutil que sea el método empleado, hacedme caso: pasarse tres meses experimentando con la textura, la forma de cocción y la proporción de los ingredientes de la menestra desestructurada puede que sea muy divertido si te metes en el papel de Ferrán Adrià, pero a la larga carga. Sobre todo porque tú no vas a ganar ni un duro, más bien vas a tirar bastantes en forma de papilla de quince cereales. Por cierto ¿alguien sabe qué rayos es el sorgo?

Algunos pediatras además advierten del caso contrario: existen bebés complacientes que se comen los purés como si fueran la mejor delicatessen del mundo. El problema es cuando tratas de que lo que coma ya no sea tan “cremoso”. Entonces el bebé, que igual ya no es tan bebé, pasa olímpicamente. Y pasarse cinco años triturando comida tampoco es muy alentador. Quizás este fenómeno no se deba tanto a que aquel bebé que a los seis meses era tan complaciente de repente haya decidido rebelarse contra la sociedad de consumo a base de rechazar la comida en trocitos, sino a que la masticación, como todo, es un arte que debe aprenderse. Y tal vez a tu bebé se le pasó el arroz entre tanto puré. Llegas tarde con esa salchicha, madre, a mí dame una tortilla de patatas desestructurada con mahonesa…menudo plan.

Por otro lado la masticación es importante para la adquisión del habla. En serio. Con la masticación se ejercitan ciertos músculos que son necesarios posteriormente para poder vocalizar bien. Todo un drama que encima te diga lo de la tortilla con lengua de trapo. Y despues tengas que llevarle a un logopeda, todo por culpa del sorgo. Los niños necesitan aprender a masticar.

Así que ya sabes: si tu bebé es de los que no tragan, tendrás que cambiar de táctica. Y si es de los que sí, asegúrate de cambiar de táctica antes de que sea demasiado tarde.

¿Cómo? Dándoles comida, comida de verdad. Mi hija mayor pasó directamente de la teta a los macarrones con chorizo. Sin anestesia ni nada. Los bebés comen de todo.

Y sí, te puedes comprar la termomix, dice mi suegra que las croquetas salen geniales. Como dice nuestra neonatóloga: esas croquetitas, con su bechamel…en cuanto que hayas introducido el huevo y la leche de vaca son ideales para practicar el baby led-weaning.

A continuación.

7 Comentarios

  1. Caro 5 mayo 2010

    Jajajajajajajajaja! Ay, Irene, me parto… sobra decir que estoy absolutamente de acuerdo contigo.

    Nosotros empezamos por los purés porque desgraciadamente, por aquel entonces, la teta ya era un recuerdo… era veranito cuando rondaba los 6 meses, algo antes, y se tiraba como loco a por el melón cuando nos veía comer el postre :))) te agarraba la mano para que no te lo llevaras cuando se lo dabas a chupar! el ‘papel’ del pediatra decía que verduras a los 6 meses y luego fruta. Pero como la fruta es fresquita y vimos que eso le apetecía, pues ‘transgredimos’ XDDDDD le encantaba la papilla de frutas. Luego, no sé cuándo, le encantó el puré de verduras, y la cuestión es que este niño parece haber heredado nuestra boca y le gusta TODO. Con prudencia, cosas bien cortaditas y tal, le hemos ido dando de todo, fuera del puré. Arroz, carne, pescado, legumbres, huevo… Y poco a poco hemos ido triturando todo menos, dejando ‘cachitos’, dándole la fruta entera, mientras preparo la papilla, y trozos de nuestra comida después de su puré. Y todo este entrenamiento porque a mi también me da mucha pena (y mucho miedo de que me toque a mi) ver niños mayores que sólo saben comer purés líquidos (esos que encuentran una hebra o un minitrocito y te lo tiran a la cara).

    Vamos a ver si lo estamos haciendo bien! que Dios nos pille confesaos… XDDDD

  2. Caro 5 mayo 2010

    Y me faltaba añadir, que, efectivamente, si un bebé toma la mejor leche del mundo -LA DE SU MAMÁ-, creo que estadísticamente es más probable que tenga menos curiosidad por otro tipo de alimentos hasta más allá de los 6 meses. Varios casos que conozco, hasta cerca del año, no han querido saber mucho ni de papillas, ni de papillos ni de trozos. Roer pan y esas cosas,sí, pero poco más…y lo rollizos que están! Mamis que deis pecho: no os preocupeis si el día que cumplen seis meses no se comen una papilla de media pera y medio plátano (¿¿???) o un potito entero… ofrecedles, dejadles descubrir poco a poco, que llegarán a comer de todo (aunque hoy os parezca mentira) y la mar de bien.

  3. Llanos 5 mayo 2010

    Irene, cuanta razon en todo! Y Caro tb!

    Mi hijo al principio los pures ni por asomo. Los de fruta si yo no estaba cerca si, pero como estuviera yo cerca… solo teta.

    Le gustaba más la paella que comiamos nosotros que el puré de patatas con zanahoria jajaja. Normal!!! Con lo soso que está!

    Nosotros si que damos purés, pero mas por comodidad nuestra, pq es mas rapido hacer una olla, triturar y dejarlo listo para varios dias que no tener que andar cada dia haciendo cosas. Pero también damos comida de verdad. (En la guarde ya no les trituran la comida y yo le doy de mi comida).

    Si lo vierais comiendo pizza con picante y todo el muy bruto (14 meses), hoy toca bocata de tortilla de atun!

    Sobre el orden de introduccion… Ay, los pediatras! Creo que mientras hagamos con prudencia e introduciendo de 1 en 1, da igual el orden. Y bueno, los niños tienden a comer de lo que más necesitan, se regulan 🙂

  4. Author
    Irene Garcia 5 mayo 2010

    Las mías comen de todo…excepto purés xD. Bueno, Ana en el cole sí que los come, pero aquí…nosotros nos pasamos un verano entero triturando la patata de mil maneras y NADA. Directa a por los macarrones. Y desde bien pequeña come cosas poco habituales para niños: pimientos rojos, por ejemplo, el tomate crudo, sin aceite ni sal, a mordiscos se lo comen las dos. La pequeña sí ha sido un poco más de purés, pero poco. Le encantan las verduras a la parrilla (a las dos).

  5. Author
    Irene 5 mayo 2010

    Se me ha olvidado decir que a la pequeña le hacía los purés mi suegra ¡con la termomix! xDDDDD

    Muy maja, mi suegra. 😉

  6. Mari Cruz Polo 12 mayo 2010

    Lo que me he reído leyendo el post, Irene.
    Además y según leía no he podido evitar pensar en mi sobrina Selma.

    Tiene ahora 20 meses pero de canija pasó también de la teta a la comida de verdad… desde limón a lametones a coliflor rehogada, pasando por macarrones (¡es que están taaaaan buenos!), pan, zanahorias crudas, filete… y por supuesto la delicatessen de todas mis sobrinas: la cerveza (sin alcohol salvo descuidos…)

    A día de hoy sigue comiendo algún que otro puré hecho en casa, pero esos días su fuerte es la segunda comida tras el puré. Y es que asa por las piernas de todo el mundo que esté sentado a la mesa comiendo lo que toque: la verdura, el filete, la ensalada, el pan, la fruta…

    No sabes el gusto que da verla comer.

  7. tita 25 marzo 2011

    ola mi sobrina come solo pecho que hago si toma tetero

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*