¿Dónde estás vida social?

diversión

Tener hijos te cambia la vida, indudablemente. Sobre todo si eres el primero de tu “pandilla” que los tiene. La responsabilidad de cuidar a un bebé, los horarios…en este mundo moderno en el que además muchas veces los amigos viven literalmente en el quinto pino, ir cargando con toda la parafernalia que acompaña a un niño para, media hora después tener que irte porque es su hora de la siesta, la verdad es que te quita las ganas de ir a cualquier lado.

¿Y qué me dices de cuando empiezan el cole o la guardería y dejas de tener nombre para convertirte directamente en “la mamá de …”? Llegan los viernes y mientras los inmaduros de tus amigos siguen yéndose por ahí de bares tú te quedas en casa felicitándote porque al menos el capítulo de Bob Esponja es nuevo (aunque sabes que lo podrías haber visto igual mañana, y pasado y al otro) y preguntándote dónde quedó tu vida social.

Se acercan los sábados y mientras tu pandilla prepara la macro fiesta tú estás buscando un regalo no excesivamente caro para el enésimo cumpleaños de tu hija, que ella sí que tiene vida social, y vaya que sí.

Llega el verano y mientras tu hermana, tus primas y todos tus conocidos se dedican a preparar viajes a lugares exóticos tú te vuelves loca buscando un sitio cómodo, dónde los niños no corran peligro.

A veces nos agobiamos demasiado. La realidad es que los niños pueden ir casi a cualquier parte y vale, tal vez llevarlos a un pub de noche y lleno de humo no es una buena idea, ni tampoco pueden ir a países remotos en los que se requieran quinientas vacunas, pero…tener hijos no te confina al interior de tu casa. Se trata de racionalizar.

Si no has acostumbrado a tu hijo a horarios muy rígidos, ni a dormir siempre en su cuna, con su osito y su póster lo más probable es que a tu hijo le de exactamente igual dónde esteis. Cuando tenga hambre comerá y cuando tenga sueño dormirá. a pesar del ruido. Los niños no necesitan objetos o lugares de referencia, los niños necesitan personas de referencia. Si tú estás allí, lo mismo le dará que no esté el móvil de cuna.

Preparas un viaje, ahora que estamos en verano y sólo de pensar en todo lo que tienes que llevar te entran los siete males. ¿De verdad necesitas la cuna de viaje? ¿No puede el bebé dormir con vosotros, aunque sólo sea estos quince días? ¿Es necesario llevar la trona? ¿Y qué me dices del carro? Piénsalo. La mayor parte de las cosas que necesita un bebé no son de plástico: unos buenos brazos que le sujeten, unas manos que le acaricien…los pañales se encuentran en cualquier lado y ¡al mismo precio!

Y en cuanto a los amigos, he de decir que tener hijos te ayuda a conocer gente. Gente con hijos. Tal vez con ellos no te vayas a ir de bares, de momento, pero puedes compartir muchas cosas más. Aprovecha, hay gente interesante en todas partes, incluso en los parques y en las playas. ¿Te los vas a perder sólo porque estás echando de menos tu antigua vida social?

Y sí, en las ferias tú también te puedes divertir. Si tu hija te deja y no piensa que “eres muy mayor y te puedes hacer daño”, puedes subirte en el Súper Jumper, esas camas elásticas que se usan con arneses. Una experiencia que te costará olvidar, créeme.

Foto | oddsock

0
2

2 Comentarios

  1. Celita 17 agosto 2010

    Como he comentado en la entrada anterior sobre las rutinas, vijar ha sido para nosotros un gustazo, antes solos y ahora con un hijo.

    Fuimos a San Sebastián en coche(desde Albacete) cuando tenía 3 meses, a Cádiz con 4, a Escocia (eso en avión ;-)durante 2 semanas cuando tenía 15 meses y a Suiza con 2 años. Este ultimo viaje lo hemos hecho sólo con el equipaje de mano, lo que ya es de récord.

    Él prueba todo tipo de comidas (a veces le gustan y otras no, como a los mayores), duerme en cuna, cama, colchón, carro o avión y me gusta pensar que su curiosidad tiene algo que ver con sacarlo a menudo de casa.

    Recuerda los nombres de los países, anécdotas que nos pasaron, imágenes… La semana pasada le preguntó a su padre qué dónde íbamos a ir el año que viene.
    No pienso renunciar a eso o a la merienda en el parque para volver corriendo a por el trasto de la trona.

  2. Pilar 18 agosto 2010

    Muy bueno el post Irene! lo comparto ok?
    En mi caso, con mi primera hija si me daba más cosa lo de viajar…aunque nuestras escapadas si que nos hemos hecho!
    Lo que si que hemos hecho siempre es salir muchisimo con ella, parques, piscinas, restaurantes, etc. y sí, hemos conocido gente muy interesante que también tiene hijos.

    No sólo los solteros sin hijos llevan una vida exótica e interesante! Tener hijos, muchas veces es una experiencia tan excitante como un viaje a la India!!:)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*