¡Qué tos tiene este niño!

Otra de las delicias del invierno para las mamás con niños: la tos. Similar a los mocos, que vienen en septiembre y ya no se van hasta que no llegan las vacaciones de verano.

La tos es una contracción espasmódica de la cavidad torácica que genera la expulsión repentina de gran cantidad de aire desde los pulmones.

Normalmente la tos es un mecanismo de defensa del organismo, diseñado para expulsar cualquier cosa que obture o irrite las vías respiratorias. En general y sobre todo en niños, la tos suele ser benigna y no tener demasiada importancia, provocada en la mayoría de las ocasiones por un simple catarro. Por eso en general, los pediatras recomiendan no hacer nada para parar la tos y por eso, si tu hijo tiene mucha tos siempre es conveniente que sea un pediatra el que determine la causa y le ponga remedio si es lo que procede.

Aumentar la humedad atmosférica con un humidificador, meterlo en el baño contigo mientras te duchas y ofrecerle muchos líquidos son las medidas básicas contra la tos. Esto en teoría, porque la tos en los niños es angustiosa, agotadora e impide dormir y descansar. Y no sólo al niño. Por ello en muchas ocasiones, y mayoritariamente de noche, es mejor “hacer algo” a esperar en vela rezando para que no acabe vomitando.

Es importante contactar con el médico lo antes posible si se presenta:

• Una tos violenta que comienza de forma repentina.
• Un sonido agudo al inhalar.
• Expectoración con sangre.
• Fiebre, que puede indicar una infección bacterial que requiere antibióticos.
• Tos en un niño menor de tres meses.
• Una flema espesa, maloliente, verde-amarillenta que también puede indicar una infección bacteriana.
• Haber estado en contacto con una persona con tuberculosis.
• Pérdida de peso involuntaria y sudoración nocturna que también pueden indicar tuberculosis.
• La tos dura más de 10 a 14 días.

Hay muchos tipos de tos y cada una de ellas precisa un tratamiento específico y no es conveniente que administres un jarabe para la tos a tu hijo sin consultar antes a un profesional. Recuerda que en general la tos está asociada a infecciones virales de poca importancia, pero es preferible que sea un especialista el que valore a tu hijo, sobre todo si la tos es persistente.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*