¡A comer! Alimentación infantil de 0 a 6 meses

amamantar

La alimentación infantil: junto con el sueño, el tema estrella de todo padre primerizo.

Es de sobras conocido que cada vez hay más niños obesos. También se sabe que la obesidad empieza cada vez más pronto. Así no es dificil encontrarse niños de dos o tres años realmente gordos. Otro dato a tener en cuenta es que los niños de biberón son, a partir de cierta edad, más gordos que sus primos de teta. Según las nuevas tablas de crecimiento de la OMS los niños alimentados con biberón en los países industrializados que hace un par de años se consideraban normales en cuanto al peso (y de hecho se utilizaban para marcar el estándar ideal) ahora son gordos. Y los niños que antes eran gordos ahora pueden tener un problema.

Existe un mito universalmente extendido que dice que a los niños hay que enseñarles a comer y que hay que hacerlo desde el principio. ¡Cómo si los adultos comieramos bien!. Si esto fuera así ningún adulto, o muy pocos adultos, sería obeso. Y cada vez son también más. Bien, tal vez tenga cierta parte de razón y haya que enseñar a los niños a no comer como comen sus padres. Claro que esto es muy dificil, porque los niños principalmente aprenden con el ejemplo.

Pero ¿sólo con el ejemplo?

¿Qué entiendes tú por enseñar a comer? Bueno, tu bebé es muy pequeño, así que de momento nos conformamos con que coma de forma sana. Los modales o aprender a utilizar los palillos chinos están fuera de su capacidad, así que, mientras no tenga la habilidad suficiente para llevarse la cuchara a la boca, nos olvidaremos de enseñarle etiqueta y nos conformaremos con que adquiera hábitos saludables. Una postura muy lógica, si no fuera por uno pequeño detalle: tu bebé come mejor que tú.

¿Has visto alguna vaca mirando el reloj a ver si a su ternero le toca ya comer? ¿Conoces algún tigre que necesite tirar de calculadora y de balanza para controlar las calorías que tiene la cebra que prentende almorzarse? ¿Has oído hablar de alguna jirafa que se moleste en hacerle el avión a su bebé jirafa para que se coma la hoja? ¿Estás segura de que los osos omnívoros comen de todo? ¿De todo?

Existen muchos mitos alrededor de la comida y los niños, pero la única certeza es que tu bebé, aunque acabe de nacer, sabe comer. Mejor dicho, sobre todo si acaba de nacer. Todos los animales poseen sistemas biológicos que les informan de alguna manera sobre cuánto y qué cosas tienen que comer y los niños humanos no son ninguna excepción. Son sistemas muy fiables, porque la supervivencia depende de ellos. En el útero el bebé se alimenta de forma contínua a través del cordón umbilical. Sus genes, sus sistemas vitales, le permiten “informar” a la placenta de sus necesidades nutricionales y la placenta actúa como intermediaria entre el bebe y la mamá.

Bien, ahora tu bebé acaba de nacer y ya no teneis alimentación contínua ni intermediario. ¿Qué hacer? La respuesta es sencilla, escuchar a tu bebé y aprender a conocerlo es además una buena práctica para el futuro de vuestra relación. Sólo necesitas saber dos cosas.

Los lactantes hasta los seis meses sólo se alimentan de leche. Si es materna mejor que mejor, pero la lactancia hasta los seis meses debe ser exclusiva, según las recomendaciones de la OMS.

Los lactantes se alimentan a demanda. Da igual que el niño tome teta o biberón. Es el niño quién decide cuando y cuanto quiere comer. Olvídate de los horarios y tira el reloj. Si estás dando el pecho, además de resultarte mucho más sencillo porque el pecho siempre está preparado, te aseguras también de que tu bebé está comiendo exactamente lo que necesita. La composición de la leche materna varía de una toma a otra y también durante la misma toma. La duración de la toma, la frecuencia de las tomas, la fuerza de succión, el comer de un pecho o de los dos permiten a tu hijo producir una dieta variadísima y exactamente ajustada a sus necesidades vitales.

Como con las natillas danone, repetimos. Tira el reloj. Nada de que los bebés comen cada tres horas, nada de diez minutos en cada pecho, nada de 20 mL más por kilo. El bebé come lo que necesita.

Alimentar a un bebé muy pequeño con horarios, obligarle o insistir hasta que se bebe 100 mL de leche artificial porque es lo que dice el manual que tiene que comer, no darle más biberón o teta si te lo pide, sólo servirá para que tu bebé desaprenda a comer antes incluso de haber empezado a comer comida de mayores. Además influirá en el sistema biológico que permite regular los estados de alimentación-ayuno, el sistema endocrino y el sistema de respuesta al estrés (tener hambre es estresante, al menos en términos biológicos).

No olvides además que la leche es fuente de agua y los bebés pequeños pueden deshidratarse muy rápidamente.

También por la noche. Sí, lo siento. Esa historia de que a partir de cierta edad los bebés no necesitan comer por la noche no se sustenta en ningún dato científico y aunque así fuera, ese dato científico tendría también que asegurarnos que el bebé no necesita beber por la noche. No comer por la noche es un hábito social que se adquiere con la práctica y sólo cuando nuestros sistemas biológicos nos los permiten, y aún así, dejarse unas galletitas y vasito de agua por si hay hambre o sed en la mesilla de noche es una práctica muy habitual entre muchísimos adultos occidentales.

Los musulmanes durante el Ramadán sólo comen y beben de noche. Si tu bebé pide de noche, dale, no es un gremlin y no va a pasarle nada. Por supuesto que no va adquirir malos hábitos por este motivo. No te dejes engañar. Recuerda que en tu tripa comía de forma contínua, de día y de noche, el hábito ya lo tiene y tu misión es ayudarle a perderlo, poco a poco, respetando sus ritmos y sus capacidades y siempre que te parezca necesario. ¿Cuándo lo conseguirá? Pues depende de él, pero cuando lo consiga no te olvides de darle las gracias.

Y la pregunta del millón. ¿Cómo sé que mi niño tiene hambre? Observándole. Tu hijo es muy bueno y muy educado. Antes incluso de que se eche a llorar desesperado informándote así de que se le ha pasado la hora, el bebé te dará otras señales. Tratará de succionarte el dedo (bien limpio y con las uñas cortas), se chupará la mano, moverá la cabeza como si estuviera buscando.. Es mejor no esperar a que el niño llore desconsolado para darle de comer. Y con la teta es bien sencillo, siempre puedes hacer como hace mi hermana, que en lugar de alimentar a su hija a demanda, lo hacía en sus propias palabras a oferta, ofreciéndole el pecho contínuamente (esto también se puede hacer facilitándole el acceso, son muy listos, en seguida encuentran el camino).

Foto | Deaquellamanera

1 Comentario

  1. Sanutri 22 febrero 2010

    Hola, somos Sanutri, una empresa de alimentación infantil que está dando sus primeros pasos en la web 2.0

    Sin duda la creación de buenos hábitos en la alimentación del niño es un pilar más que importante en su educación, además de una de las tareas más complejas para los papás (a veces los adultos también compartimos malas costumbres alimenticias).

    Desde Sanutri te invitamos a conocer nuestro espacio al igual que nuestra página de Facebook/sanutri

    un saludo!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*