PROTECCIÓN SOLAR EN LOS NIÑOS

PROTECCIÓN SOLAR EN LOS NIÑOS

El verano está a la vuelta de la esquina, las horas de sol aumentan y esto nos alegra a todos. Lo único que hay que tener muy presente es que los rayos solares de estos meses son más perjudiciales para la piel y especialmente para los más pequeños, así que hoy dedicaremos unas líneas a darte unos sencillos consejos al respecto:

    1) Utiliza un protector solar de máxima protección. El factor de protección solar no obstaculiza los efectos beneficiosos del sol y no impide el bronceado. Éste será más progresivo pero mucho más seguro. Ante cualquier duda pídele consejo a tu dermatólogo o a tu farmacéutico.
    2) Échale el protector solar como mínimo media hora antes de la exposición solar y repite la aplicación de la crema cada hora y media aproximadamente o después de cada baño. Aunque el producto especifique que es “resistente al agua” es mejor prevenir que curar, así que no está de más.
    3) Actualmente, el fotoprotector más aconsejable es aquel que contiene filtros físicos. Estos actúan reflejando los rayos solares rebotando en la piel y consiguiendo así una protección más eficaz. Los que contienen filtros químicos producen con más frecuencia alergias en la piel de los niños. Además, los filtros físicos dejan una fina capa de color blanco al aplicarlos, de modo que nos servirá para comprobar su correcta aplicación.
    4) Lo aconsejable es no exponer a los bebés menores de 1 año al sol, al menos, como mínimo hasta los 6 meses. Su piel es extremadamente sensible y no segregan todavía melanina, el pigmento que protege la piel de los rayos solares. A partir del sexto mes de vida, sí podrían exponerse al sol pero por poco tiempo y siempre bien protegidos, con una crema solar con factor de protección elevado y evitando las horas centrales del día.
    5) Tras la exposición solar es aconsejable que apliques un producto hidratante después del baño o la ducha. Esto ayudará a recuperar la integridad de la piel que los rayos solares hayan alterado. Intenta evitar las cremas y lociones after sun que contengan perfume, con el fin de evitar las posibles reacciones alérgicas.
    6) Si observas, aún con todo, que la piel de tu bebé está enrojecida o eritematosa, protégela inmediatamente del sol cubriéndola con ropa de algodón ligera para evitar que las radiaciones solares sigan penetrando. También existe en el mercado ropa con factor de protección. En cualquier caso, acude a tu pediatra para que valore bien de qué se trata y así poder tratarlo cuanto antes.
0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*