Qué puede pasar si dejas a tu hijo sólo en el coche

niños coche

 

Todos los veranos ocurre lo mismo: tarde o temprano nos encontramos con la trágica noticia de un niño que ha muerto porque se quedó olvidado en el interior de un coche. Dejarse a un niño olvidado, aunque puede pasarnos a cualquiera, no es una cosa frecuente, pero  dejarlo sólo unos minutos, para ir a hacer un recado, sea probablemente mucho más habitual de lo que nos pensamos. Son cinco minutos, es aquí al lado, qué puede pasar…, casi seguro que todos, en algún momento hemos pensado algo así. Y nos equivocamos. Pueden pasar un montón de cosas en cinco minutos, desde un accidente con otro coche – y no estaremos para socorrer a nuestro hijo -, hasta que alguien nos lo robe. Pero sobre todo en verano lo que puede suceder es que a nuestro hijo le dé un golpe de calor.

Los bebés y los niños se deshidratan muy rápido y además controlan regular la temperatura corporal, peor cuanto más pequeños son. La temperatura de un niño sube mucho más rápido que la de un adulto, de una forma vertiginosa, debido a la inmadurez y también a la menor reserva de agua corporal. Los menores de cuatro años pueden alcanzar temperaturas superiores a 40 grados en menos de 20 minutos en el interior de un coche y sufrir una hipertermia que puede producir secuelas o incluso la muerte si la temperatura supera lo 42 grados centrígrados.

Hay que tener en cuenta que durante el verano los coches son trampas mortales. Debido a los materiales con los que se construyen, principalmente el metal, un coche puede aumentar entre 10 y 15 grados de temperatura en sólo 15 minutos. Imagina, pleno mes de agosto y el coche a pleno sol. Las ventanillas bajadas no sirven para disipar el exceso de calor que se acumula en el interior del coche. Recuerda lo que sientes cuando en medio de la tarde tienes que coger el coche que dejaste aparcado en la calle: no es un horno, es lo siguiente. Ahora imagina a un niño pequeño ahí.

No existe un perfil típico de padres que dejan a sus hijos por descuido en el coche, a todos puede pasarnos. El estrés, los problemas laborales o de conciliación…, los accidentes ocurren, claro está, pero dejar a un niño cinco minutos dentro de un coche para no despertarlo, o porque piensas que así el recado te cundirá más, no es una buena idea nunca. Mucho menos en verano.

Si crees que tu hijo ha sufrido un golpe de calor, en el coche o por exposición prolongada al sol, acude a tu médico. Los golpes de calor pueden ser peligrosos, sobre todo en niños pequeños. Consulta con un profesional las opciones que la homeopatía te ofrece para tratar este tipo de situaciones.

Y nunca, nunca dejes a tu hijo sólo en el coche. Y mucho menos en verano.

Foto | raissa viza

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*