Cómo hablarles de la primera menstruación

menstruación 2

 

Si tienes edad suficiente quizás recuerdes aquel mítico capítulo de la serie española “Verano Azul” en el que una de las protagonistas, Beatriz, tenía su primera menstruación. Una de las pocas veces en las que “la regla” se ha tratado en una serie de ficción, al menos española. Y si tienes edad suficiente, pero no tanta, tal vez recuerdes que aquel “Beatriz ya es mujer” te dejó impactada, confusa y con suerte te regaló una conversación – La Conversación – con tu madre.

Seguro que también te acuerdas de tu primera menstruación. Probablemente haya pocos momentos en la vida que se recuerden con mayor detalle. La primera es única y en muchos casos cómo llegaste a ella y cómo la viviste puede marcar la diferencia en tu relación con ella y por tanto con tu cuerpo. Y también puede marcar la de tu hija.

La educación sexual empieza en la primera infancia. Descubrir que las mujeres tienen la regla gracias a un capítulo de una serie de televisión deja muchos factores en el aire y las madres somos las principales guías para nuestras hijas, al menos hasta que llegan a la adolescencia.

Hablar de la regla de forma natural, a lo largo de los años, desde que tienen capacidad para observar que algo pasa cuando vas al baño y preguntarte, es siempre una buena idea para que tus hijas entiendan que la menstruación es la forma normal del funcionamiento del cuerpo de las mujeres, eliminando tabúes como que la sangre de la regla es sucia, o que las mujeres somos imperfectas porque menstruamos.

Tu hija está a punto de tener la regla y a ti te entra el canguelo, es normal, pero hay que intentar verlo de forma en que a ella no le resulte un trauma. Tal vez no quieras hacer una fiesta, como hacen algunos grupos de mujeres o tal vez sí. Naturalidad y preguntarle a ella qué quiere es lo mejor para todos. Dar una buena explicación sobre los métodos para convivir con la menstruación también es importante. Tampones, compresas, copas menstruales…., hay bastantes métodos bastante desconocidos y las niñas pueden elegir el que más se adapte a sus preferencias. Sin presiones. La libertad es fundamental a la hora de llevarse bien con esta parte de nuestra fisiología.

Y sobre todo, llevarlo con una sonrisa. Las niñas crecen y entran en una etapa emocionante de su vida. Ahora empieza lo bueno.

Foto | ballad for a teenage queen

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*