La crianza informada. Cómo ser madre en la era de las redes sociales.

maternidad redes sociales

No hay duda de que en los últimos años la principal revolución ha sido la de la información. Con la llegada de internet y las redes sociales la información no sólo vuela, está por todas partes, nos rodea, no hay forma de eludirla. Aquellos tiempos en los que se podía vivir en la ignorancia han pasado a la historia. Ahora, en cuanto que te conectas te conviertes en una isla rodeada de información por todas partes.

Esto afecta a todos los aspectos de la vida. Y, por supuesto, también a la crianza. Sobre todo, con la llegada de las redes sociales, ya que con ellas entras en contacto con personas que tienen tus mismos intereses y el bombardeo de información puede ser interminable. Y a veces angustiante, porque aunque mucha gente tenga tus mismos intereses es poco probable que todos tengan tu misma opinión.

Antes, para criar niños había que lidiar con los consejos de la vecina, la frutera, tu madre y tu suegra. Y poco más. Ahora la ex-novia de tu marido, con la que se lleva genial, ha tenido un bebé y está en tu FaceBook. ¡Horror! Imposible escapar.

Criar a un hijo tiene mucha parte de instintivo. Dejarse llevar, ser flexible, no agobiarse…aunque es normal que a veces surjan dudas. Los consejos no solicitados son una fuente de confusión y estrés que es mejor evitar todo lo posible. Una cosa es buscar información y otra encontrártela por sorpresa. Lidiar con la maternidad en las redes sociales puede ser todo un reto, sobre todo si eres madre primeriza y si no estás segura de tus decisiones.

En un entorno cada vez más repleto de información es importante seleccionar buenos filtros. La información es poder y tener acceso a ella tiene muchas ventajas, internet es un sitio estupendo para resolver dudas, pero hay que tener algunas cosas en cuenta.

1. No todos los consejos son igual de fiables. Buscar en webs de prestigio como Medline o la web de la Asociación Española de Pediatría sin duda te evitará muchos disgustos, sobre todo cuando estés tratando de resolver una duda médica. Nada de googlear al tún-tún los síntomas de tu hijo, con eso sólo consigues asustarte.

2. Si las dudas no son médicas, sino más bien referentes al estilo de crianza, intenta que las webs que consultas sean siempre las mismas, que estén de acuerdo con tu estilo de vida y tus valores. Leer consejos sobre estilo de crianza contrarios a lo que tú practicas produce mucho estrés y, a menos que tengas mucha seguridad en tu forma de hacer las cosas, pueden generarte dudas.

3. Si no estás segura de algo pregúntale directamente a esa persona en la que confíes y que de verdad sabe. Evita los debates, a menos que te gusten.

4. Si alguien cuelga constantemente consejos de este tipo que no son de tu agrado, simplemente no los leas.

5. Intenta leer cosas que te gusten, que sean agradables desde tu punto de vista.

Antes los niños se tenían porque sí, las familias eran enormes y los hijos se criaban de una forma muy diferente. Ahora los niños se tienen casi siempre por decisión. Y vienen al mundo para que disfrutemos con ellos y de ellos. Leer cosas que no te gustan no ayuda en esta empresa a veces complicada que es la “maternidad informada”.

Nosotros desde este blog sólo esperamos cumplir con todos los requisitos: ser útiles y agradables.

Gracias por leernos 😉

Foto | juliejordanscott

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*