Críticas, comentarios y consejos. Cómo sobrevivir.

criticas

Ser madre es como abrir una caja de bollos: te salen expertos por todas partes.

Cuando eres madre, sobre todo si eres primeriza y ya desde el mismo momento en que empieza a notársete la tripa, parece como que todo el mundo necesita imperiosamente expresarte su opinión en cuanto a su tamaño y forma o, después, en cuanto a la forma en que crías o educas a tus hijos. Incluso gente que no tiene hijos.

Que si es redonda es porque es niña, que si la tienes caída porque ya vas a parir, que si estás guapa es porque es niño, que si no comas esto o no comas lo otro, que hagas así o hagas asá…¡Todo esto y aún ni ha nacido! “Que por cierto, ¿para cuándo te toca?, porque ya parece que te estás pasando, ¿te lo vas a quedar dentro?”. La sarta de comentarios y consejos se perfecciona después de dar a luz, cuando añadimos las críticas.

Las críticas. Es obvio. Tú sólo eres la madre, así que cualquiera sabe mucho mejor que tú lo que necesita tú bebé. Si lo tienes abrigado, tendrá calor. Si va sin calcetines, tendrá frío. Si das el pecho, tu leche no engorda, si das biberón, es mejor la teta. Si lleva zapatos, si duerme en su cuna, si lo vistes de azul, si no lleva pendientes, si no le das gluten o si ya se lo das. Acostúmbrate, no sólo todo el mundo va a darte su opinión, sino que muchas veces su opinión no va a coincidir con la tuya, de hecho será justo la contraria y por supuesto, más acertada. Tú sólo eres la madre.

Sobrevivir a las críticas sobre tu estilo de crianza es posible si sabes cómo.

Lo primero es estar segura de ti misma. Las madres tomamos las decisiones pensando en el bien del bebé, si tú crees que lo que haces está bien para tu hijo y para tu familia, entonces está bien, digan lo que digan los demás. Opciones como dar el pecho, o dormir con el bebé son personales y nadie tiene porqué interferir en ellas. Infórmate y decide libre y responsablemente. Tú eres la que sabe y tú eres la que manda. Confía en ti misma.

Y a partir de ahí es sencillo. No hacer ni caso es la mejor opción. Siempre. Si además sabes enarcar sólo una ceja ante comentarios impertinentes,¡mucho mejor! Ese gesto impone, es claro y conciso y además es chulo 😀

Foto | Sodaine Chea

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*