Ni un niño sin juguetes

Ni un niño sin juguetes

Las crisis sin duda, son situaciones capaces de sacar lo mejor de algunas personas. También lo peor, pero hoy voy a quedarme con lo bueno.

Afortunadamente, porque soy una persona que tiende al pesimismo, lo veo a diario. Hay cada vez más gente intentando cambiar el mundo, luchando contra las injusticias, aportando ideas, haciendo cosas, exponiéndose incluso físicamente, regalando y regalándose. Algunos días, noticias como las de la pareja que cede su piso a una familia sin recursos, un nuevo desahucio parado por voluntarios o ese amigo que ha conseguido un ordenador gratis que un desconocido le ha regalado (historia real) hacen que no se pierda del todo la esperanza, tal vez sí en el sistema, pero no en las personas, sobre todo cuando son capaces de agruparse y más ahora con las redes sociales.

Estas navidades prometen ser duras para mucha gente y, aunque así es la vida, me fastidia que los niños tengan que sufrir las consecuencias del comportamiento de los adultos (de algunos adultos). Me gusta la Navidad y me gusta que mis hijas crean en la magia, es sólo una forma de conservar la inocencia, la ilusión y no está reñida con una mente científica y lógica, al menos cuando somos pequeños.

Por eso hoy os traigo esta campaña. Espero que os guste. Ni un niño sin juguetes. Porque no es justo. Y las injusticias deberían hacer que nos moviéramos.

¿Tienes ganas de ayudar? ¿Quieres que no hay ningún niño que pierda este año su inocencia? ¿Simplemente tienes juguetes que no sabes dónde meter? Colabora. Es facilísimo. Y sienta bien.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*