Mujeres, oxitocina, estrés y amistad

amistad_mujeres_2012_08_16

Me encanta cuando se caen mitos referidos al estereotipo que la cultura asigna a los sexos. Según la sabiduría popular, que suele tener mucho de popular y en ocasiones muy poco de sabiduría, las mujeres somos unas arpías dedicadas a competir entre nosotras para conseguir al macho alfa de turno, sin importarnos los lazos de parentesco o amistad que existan entre nosotras. Y es que no hay peor enemigo para una mujer que otra mujer, dicen las malas lenguas.

Un asunto que algunos, haciendo gala de una osadía más allá de todo sentido común, achacan incluso a causas naturales. La mujer es mala por naturaleza, que lo dice el Génesis. Y en esto que llegan unas cuantas científicas, indudablemente muy muy perversas, y les quitan la razón.

Según un estudio realizado en la UCLA (que no es la universidad del pueblo de estos valientes, precisamente) cuando las mujeres se estresan van y se juntan. A pesar de que es posible que la educación nos haya colocado en un lugar en el que el resto de las mujeres deberían ser nuestras enemigas – el macho alfa lo que tiene es mucho tirón – cuando tenemos problemas nos juntamos, nos dedicamos a charlar y a colaborar y de paso empezamos a segregar grandes concentraciones de oxitocina, de forma que automáticamente reducimos el estrés – la oxitocina rompe el ciclo de retroalimentación positiva del cortisol, la hormona del estrés por excelencia.

Algo que, para mí, era bastante obvio, dado que la especie humana no es capaz de sobrevivir sin la colaboración entre los individuos – es lo que tiene ser un carnívoro sin dientes, ni uñas y ni siquiera pelo -sobre todo en épocas de estrés.

Según el estudio las mujeres por tanto se comportan de forma distinta a los hombres, que, parece ser, cuando están estresados se aíslan. Obviamente yo no voy a ser tan osada como para decir que esto es una cuestión innata de la especie y que abunda en las diferencias que existen por razón de sexo. Está científicamente demostrado que los hombres – partos y lactancias aparte – son perfectamente capaces de segregar oxitocina que les ayude a rebajar sus niveles de estrés.

Por tanto, desde aquí un consejo: señores, los niños también lloran, si tienen ustedes penas o están preocupados por la crisis o por los malos resultados de su equipo de fútbol hablen, comuníquense, júntense con otros – hombres o mujeres – y déjense de rollos. La oxitocina es gratis. Y es buena para la salud.

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*