Consumo de lácteos durante la infancia

lacteos

Existen muchos mitos alrededor del consumo de lácteos en la especie humana. Los productos lácteos son todos aquellos productos derivados de la leche (y la leche misma) de otras especies animales. El ser humano es el único mamífero que consume leche y productos lácteos durante su vida adulta. La leche (de vaca, oveja, búfala…) forma parte de la dieta humana desde hace unos 11.000 años (1).

En la naturaleza los mamíferos dejan de fabricar lactasa, la enzima que metaboliza la lactosa, el azúcar de la leche, después del destete natural (2). Es por esto que el resto de mamíferos no consume leche después de destetarse. La leche en mamíferos está destinada a uso exclusivo de las crías. Sin embargo el ser humano ha consumido leche y derivados de la leche, como queso, mantequilla o yogur, desde que empezó el pastoreo y la ganadería. El consumo de leche ha sido tan frecuente en nuestra especie que un gran número de personas posee una mutación que mantiene el gen de la lactasa activo durante toda su vida.

La leche proporciona gran cantidad de nutrientes, principalmente calcio y vitamina D, muy importantes en el crecimiento, formación y mantenimiento del tejido óseo y por eso, si la leche te sienta bien porque metabolizas bien la lactosa, es un alimento de gran calidad nutricional, rico además en proteínas. Además la leche es fácil de ingerir, no necesita preparación y por supuesto, está rica.

El calcio y la vitamina D son fundamentales durante el crecimiento aunque pueden obtenerse de otros alimentos, como los pescados azules, o por otras vías – la vitamina D se sintetiza tomando el sol, tomar un poco el sol también es necesario – sobre todo para los niños la leche es una solución fácil y segura.

Este tema se trató durante el centenario del Congreso anual de la Asociación Española de Pediatría (3). A través de un cuestionario realizado por la Federación Nacional de Industrias Lácteashttp://www.fenil.org/home.asp durante este congreso se confirma que la mayoría de los pediatras considera que consumir lácteos durante la infancia es bueno para el crecimiento y que los niños han de consumir leche entera y sus derivados siempre que no tengan ningún problema de salud, como sobrepeso o intolerancia a la lactosa o a las proteínas de leche de vaca (4).

Un buen vaso de leche fresquita este verano es mejor opción que cualquier refresco y también contiene menos azúcares que los zumos o jugos de fruta. Ayuda a crecer y quita la sed. Si a tus niños les gusta y les sienta bien es una buena elección.

1. Albano Beja-Pereira, Giorgio Bertorelle y otros: The origin of European cattle: Evidence from modern and ancient DNA PNAS,May 2006; 103:8113 – 8118
2. Burge J, Kirchner M, Bramanti B, Haak W y Thomas MG. 2007. Absence of the lactase-persistence-associated allele in early Neolithic Europeans. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 104 (10): 3736-3741.
3. Programa Científico del Congreso Extraordinario de la AEP. 2014
4. Nota de Prensa. El 89% de los pediatras cree que prescindir del consumo de leche y productos lácteos puede influir en el crecimiento y desarrollo de los niños y adolescentes. FeNIL. Madrid, 17 de julio de 2014

Foto | lorda

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*