Invierno

Europa, hace 15000 años. Llega el invierno y el hielo alcanza latitudes tan bajas como para cubrir parte de Francia, incluyendo los Pirineos. Es la última glaciación y el ser humano sobrevive. Lo suficiente como para continuar su expansión por todo el planeta, hacia América.

Un animal que necesita proteínas animales para desarrollar su enorme cerebro pero que carece de garras o dientes. Lento y torpe. Tampoco trepa muy bien ni puede escapar de los depredadores en el agua. Sin pelo que le proteja del frío y con poca fuerza. Un caramelito para cualquier depredador. Eso es el ser humano. Indefenso, si no fuera por una cosa: el ser humano habla, se comunica con sus congéneres y es capaz de forma vínculos fuertes, que permiten colaborar para la supervivencia del grupo, vínculos duraderos, que permiten equilibrar el individualismo que empuja hacia la innovación y el riesgo con el altruismo que implica vivir en tribu. El ser humano es gregario, no es capaz de vivir solo.

El cerebro humano procesa la soledad como auténtico dolor, no es capaz de diferenciar el efecto de una herida del daño que produce la falta de vínculos. Porque la falta de vínculos es una amenaza para la existencia, tal vez mucho mayor que un brazo roto. Llega el invierno y en occidente la gente se encierra en casa. Sola, a resguardo del frío, se olvida de que en soledad el frío es peor, de que el ser humano sobrevivió a la glaciación porque en un invierno eterno durante aquellos meses en los que ni siquiera era posible salir de la cueva, había gente.

Gente para contar cuentos, avivar el fuego, dar abrazos y besos y fortalecer así los lazos generados por años y años de vida en común, partos, lactancias y crianzas compartidas por el grupo y trabajo conjunto. Gente con la que celebrar la llegada de la primavera. Gente a la que querer, para sobrevivir.

Ya ha llegado el invierno. Os deseo uno muy cálido, lleno de gente, oxitocina, vida.

Foto | MCS@flickr

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*