Dejad que los niños sean niños

libros

Cada vez estoy más convencida de que la sociedad actual ha perdido toda noción de lo que es un niño. A la noticia de ayer de que los representantes de las asociaciones de padres exigen que el horario lectivo se amplíe convirtiendo los colegios en una especie de internados de Tercer Grado, en los que, a diferencia de las penitenciarias, sólo te dejan salir para irte a dormir a casa, se une mi propia sensación, cada vez más fuerte, de que hemos olvidado el principal deber de nuestros enanos: ser niños.

Me he forrado 20, sí, veinte libros para primero de primaria. Entre libros, cuadernos, cuadernillos y cuadernetes, veinte. Uno detrás de otro. Los colegios cada vez abren más pronto y cierran más tarde, la proliferación de extraescolares de dudosa utilidad y nombres exóticos va en aumento. Vídeos para hacer a tu bebé más listo, adiestramiento para el control de esfínteres precoz, estimulación temprana. Millones de juguetes a cual más sofisticado…La infancia se ha convertido en un negocio, en un gran negocio y nosotros, los padres, en unos seres hípercompetitivos que nos dedicamos más a mirar a los demás que a nuestros propios hijos. A ver si le quito el pañal antes que el de la vecina, a ver si lee antes que su primo, a ver si consigo que sea súperdotado, a ver si lo hago tenista, ¿a ver si me saca de pobre? Por supuesto todo esto a base de ir soltando euros, por aquí y por allá.

Hasta nos han dado cuentos para leer obligatoriamente.

La principal fuente de conocimiento de un niño es el juego. Lo que se aprende de la experimentación propia siempre, incluso en la edad adulta, se recuerda mejor. Es el «nadie escarmienta en cabeza ajena» aplicado a todos los campos. La mejor manera de que un niño lea y lea de adulto es que encuentre placer en hacerlo.

Un estudio de la Universidad de Granada demuestra que la sobreestimulación temprana es perjudicial para el aprendizaje. No respetar el ritmo de maduración de tu hijo, sobrecargarlo de tareas que no puede abarcar, no hará que tu hijo sea más listo, sino todo lo contrario. La investigación sobre los efectos de la estimulación temprana y compleja en los procesos cognitivos en etapas adultas ha sido realizada por expertos del grupo de investigación Neuroplasticidad y Aprendizaje de la Universidad de Granada (UGR) coordinados por Milagros Gallo. Y es contundente. Según palabras de la coordinadora del estudio:

«El entrenamiento en tareas demasiado complejas antes de que el sistema esté preparado para llevarlas a cabo puede producir deficiencias permanentes en la capacidad de aprendizaje a lo largo de la vida»

Otro estudio, que conseguí a través de MónicaSP de Familia libre, asegura que de existir, la relación entre la cantidad de deberes y el éxito académico, iría en relación inversamente proporcional, sobre todo entre los más pequeños.

Mi hija tuvo deberes el año pasado, cursando educación infantil. Por supuesto a final de curso la cosa se hizo tan ardua que al final los hacía sin ganas y cada vez peor.

El resumen de lo que está pasando es así de duro. Cada vez más años, cada año más horas, cada hora más actividades, cada actividad más deberes. Cada vez más libros. Cada vez más problemas de disciplina. Cada vez más violencia en las aulas. Cada vez más fracaso escolar.

Seguramente yo sea una conspiranoica pero ¿no va a ser que hay una relación bastante clara?

A los padres:Deja que tu hijo juegue. Ya tendrá tiempo de aprender francés. Si eso es lo que quiere.

A las autoridades educativas: los mejores modelos educativos del mundo (que vuelven a ser curiosamente los nórdicos) son cada vez más distintos al nuestro. Cantidad no es sinónimo de calidad. Respetar el ritmo de maduración de los niños es la clave.

Y dejar que sean niños.

Foto | ricoeurian

0
7

7 Comentarios

  1. Mercedes 10 septiembre 2010

    Sin lugar a duda está claro que la sobreestimulación puede ser contraproducente. Sin embargo los mensajes de la sociedad son sorprendentemente ambiguos y contrarios. Los padres, que trabajamos en casa o fuera, nos sentimos culpables si no jugamos con nuestros hijos o si no hemos sido tan disciplinados de llevarlos a música desde bien pequeños, no vaya ser que sea como Mozart… Recuerdo que en casa, mi madre con 5 hijos y dos de sus mayores a su cargo, no podai tirarse en el suelo a jugar conmigo, y nunca se sintió culpable, aunque sí agobiada…
    Bueno, estoy con este post, no adelantar acontecimientos es más sano…

  2. Author
    Irene Garcia 10 septiembre 2010

    Te cuento. Ana está apuntada a aerobic a la hora de comer, porque le divierte y le gusta y ella misma lo pide. También pide que la apunte a Arte porque sus amigas van, pero paso, creo que dos días a la semana es más que suficiente. El año pasado la profesora nos dijo que tiene muy buenas aptitudes y que si no habíamos pensado en apuntarla a algo en plan más serio. Tras muchas deliberaciones hemos decidido que no. Y claro, te queda la cosa de si le estarás privando de un futuro brillantísimo en las olimpiadas, pero…sinceramente creo que las materias que exigen un enorme sobreesfuerzo durante la infancia no compensan. Igual me estoy equivocando y luego me lo echa en cara, pero de momento se queda jugando en aerobic y nada más.

    Besos y gracias. Valoro mucho tu punto de vista, ya que estás un poco «al otro lado» también 🙂

  3. Ileana 12 septiembre 2010

    Muy bueno.

    Es la lógica mercantil: lo que IMPORTA ES VENDERNOS COSAS.

    Los niños no necesitan OBJETOS, JUGUETES NI LIBROS: LOS NIÑOS NECESITAN JUGAR!!! Conversar, comunicar, NECESITAN ADULTOS DISPONIBLES!!!Miradas, risas, compartir, mimos, caricias, paciencia, NO HACER NADA, tiempo, ritmo lento…

    Pero como los adultos no estamos disponibles, creemos que sustituyendo nuestra presencia por miles de cursos, libros, juguetes y estímulos, los haremos mejores y felices y sobre todo, MÁS COMPETITIVOS.

    Es algo horrible.

  4. Mari 9 diciembre 2010

    Estoy contigo …
    Lastima que no se den cuenta muchos padres y educadores … seria todo tan facil …

    Saludos

    Mari

  5. Mari Lopez 9 diciembre 2010

    Estoy contigo !!

    Lastima que padres y educadores no se den cuenta… De hecho si no hacemos algo pronto el fracaso escolar cada vez ira en augmento !!!
    Saludos

  6. Luciano 11 diciembre 2010

    Hola como estan? muy interesante lo que plantean, hace poco vi un video en este sitio http://www.educacionprohibida.com , es un documental que se esta filmando alrededor del mundo, el cual habla de enseñar de otra manera y que es lo realmente necesario que un niño necesita en su Educación, es muy bueno se los recomiendo! Mi hija va a música desde los 3 años, a esa edad fue a estimulación musical, es una escuela se basa en el método suzuki. El método consiste en aprender la música de la misma forma que un niño aprende a hablar la lengua materna, por imitación del sonido y no es cargarlos de conocimientos apresuradamente porq la idea es aprender jugando y brindarles las herramientas para que puedan expresar su creatividad, pero siempre como un juego y con niños de su edad en grupos, es realmente aprender de otra forma, al igual que la educacion waldorf por ej. y otras. Saludos!!!

  7. Natalia Cherta 30 agosto 2011

    A mi me gustaría que también tratásemos el tema de la conciliación familiar y laboral. Es algo que nos trae de cabeza a todas las madres…..acabo de ver un video muy interesante que hablaba sobre el tema, se trata de madres blogueras que también trabajan fuera de casa.
    http://www.youtube.com/watch?v=Ezna8GElaEw

    ¿Que os parece?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*