Ayuda en red

Web 2.0

Internet tiene mala prensa. Probablemente por el desconocimiento o miedo de aquellos que la critican, la red aún se asocia a montones de cosas y gentes malas que no hace falta ni mencionar, todos las tenemos en mente.

Y sin embargo, los que la utilizamos con frecuencia, estamos cada día más convencidos de su enorme valor. Internet es útil en muchos aspectos y la web 2.0 está resultando una herramienta de lo más versátil para la gente de a pie. Sólo hay que echar un ojo a los periódicos estos días.

Y dentro de esta enorme red 2.0 en la que los usuarios intercambian información sin límites, las comunidades de madres on line se merecen un premio a la solidaridad y al altruismo. Ya sabéis que la blogosfera maternal me parece uno de los mejores inventos espontáneos. Las comunidades de madres proporcionan ayuda, información, compañía, consejos, amistad e incluso sirven de terapia llegado el caso. Con internet las distancias no existen.

Y la historia de hoy, que nos trae Louma, mamá, odontóloga y amiga a la que he conocido gracias a esta red, es la prueba física de que Internet no sólo sirve para intercambiar palabras, que no sirve sólo para facilitar la búsqueda de información, que no es sólo ayuda de boquilla…

Jenny Lawson, bloguera, humorista y madre y más conocida como The Bloggess, decidió a mediados de diciembre organizar una pequeña campaña particular en la que regalaba 20 cupones de 30 dólares para que las familias más desfavorecidas pudieran hacer un regalo de Navidad a sus hijos. Un bonito gesto que pronto se convirtió en toda una cadena. El blog se le llenó de comentarios solicitando ayuda, historias tristes de padres que han de decirle a sus hijos que este año no vendría Santa Claus.

Muy pronto el número de mensajes superó los 20. Y entonces sucedió el pequeño milagro: alguien dejó un comentario ofreciendo su ayuda al número 21, otro aseguró que se haría cargo del número 22…La campaña superó los 600 mensajes solicitando ayuda. Y todos recibieron respuesta.Y lo mejor, el tráfico de la web no subió durante esos días, eran sus lectores de siempre los que respondían al gesto de Jenny. Jenny Lawson ha creado alrededor de su blog una comunidad de gente buena. Gente buena que usa internet.

Un bonito ejemplo. La gente buena es capaz de hacer muchas cosas y las comunidades en internet son la mejor herramienta. Podemos, si queremos, cambiar el mundo.

Podéis leer la historia completa tal y como la fue contando Jenny en su blog en Blog Her, un portal para madres estadounidense o en español con más detalle en el blog de Louma, Amor Maternal.

¿Te imaginas de lo que seríamos capaces? Aún se puede soñar.

Foto | Truenorth Images

0
0

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*