¿Así son nuestros jueces?

reducción jornada

Afortunadamente imagino que la noticia es noticia por ser poco frecuente, pero también me temo que a partir de ahora lo será cada vez más. Una jueza de Almería – sí, las mujeres a veces podemos ser nuestras peores enemigas – ha negado a una madre la reducción de jornada y el derecho a elegir horario para cuidar a su hija de 5 años porque según ella, existen “jóvenes adolescentes que por un bajo coste” pueden realizar “funciones de canguro”. Toma ya.

La última reforma laboral dejó en manos de los empresarios el derecho a elegir horario en las reducciones de jornada motivadas por el cuidado de hijos y los resultados son estos. Si tu empresa no quiere, no ves a tu hija por las tardes. Si tu hija va al cole, no la ves y punto. Porque ellos lo valen y hay canguros, que eso todo el mundo lo sabe.

Dejando a un lado que las jóvenes adolescentes que hacen de canguro no suelen estar dadas de alta en la seguridad social, ni pagan impuestos, por lo que aparentemente a esta jueza le preocupa bastante poco fomentar la economía sumergida, a esto se llega cuando los trabajos de cuidado no se valoran en absoluto. Ser madre es el trabajo más complicado que he tenido en la vida – y he trabajado de muchas cosas, algunas intelectualmente muy estimulantes – y también el que más me preocupa hacer mal. Sinceramente meter la pata en una empresa no suele ser tan desastroso como meter la pata como madre, entre otras cosas porque las metidas de pata maternales son acumulativas. Y porque ¿qué quieres que te diga? me preocupan más mis hijas que cualquier otra cosa.

Ser madre es el trabajo más importante que he tenido, el más agotador, el que me obliga a permanecer más alerta, para el que más me preparo, día a día y sin embargo no cobro por ello, ni pretendo hacerlo, aunque tal vez debería. Pero eso sí, exijo que nadie, nadie, siquiera insinúe que cualquiera, incluyendo una adolescente cuya motivación es cobrar para comprarse el ¿último? disco de PitBull pueda hacerlo mejor que yo.

Yo no he parido dos futuras cotizantes a las que pueda aparcar en cualquier tugurio o dejar en manos de cualquier persona, que es lo que parece. He parido dos seres humanos.

Me cabrea. Basta ya.

Foto | Wisconsin Historical Images

0
2

2 Comentarios

  1. Pilar 17 mayo 2012

    Bravo y bravo…no puedo añadir nada más…

  2. maría berrozpe 17 mayo 2012

    Pues si esa juez es un ejemplo de esas mujeres que llegan a puestos de poder para poder cambiar las cosas vamos dados…….

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*